martes, 21 de octubre de 2014

elmundo.es
Una clase diáfana del colegio Montserrat de Barcelona. ANTONIO MORENO

  • La clase magistral desaparecerá; el profesor se convertirá en guía del alumno.
  • El aprendizaje será personalizado, permanente y más caro.
  • Primarán las habilidades frente al saber académico.
  • Internet será la principal fuente y el inglés, la lengua mayoritaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario