domingo, 22 de marzo de 2015

Tzafar

Una historia que seguro es real en mucho países del primer mundo. Un verdadero ejemplo a seguir. Otro duro golpe para los creídos de nuestra sociedad. Una nuevo motivo para pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario